Violencia Sexual: No es Abuso es Violación

Violencia Sexual: No es Abuso es Violación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la violencia sexual como: “todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito, incluidos el hogar y el lugar de trabajo”.

Se entiende también que no hay consentimiento y, por lo tanto, es violencia sexual, si no hay condiciones adecuadas para el consentimiento:

  • Ingesta de alcohol.
  • Efectos de estupefacientes.
  • Cuando la persona está dormida.
  • Cuando la persona tiene algún tipo de diversidad funcional.

Dentro del término coacción se incluye:

  • Extorsión, chantaje.
  • Intimidación psicológica.
  • Uso de diferentes grados variables de fuerza.
  • Amenazas (por ejemplo, de daño físico o de no obtener una nota académica o un empleo, etc.).

 

El Código Penal español tipifica diferentes tipos de violencia sexual.

Agresión sexual

La agresión sexual se produce existe un “atentado contra la libertad sexual utilizando violencia o intimidación”

Abuso sexual

El abuso sexual se produce cuando existen “consiste actos que atentan contra la libertad o indemnidad sexual sin que medie consentimiento, pero sin violencia o intimidación».

Violación

La violación, según el código penal, se produciría cuando la agresión o el abuso se producen mediante “acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías”.

PENAS

La agresión sexual con violación tiene penas de 6 a 12 años de cárcel.

La agresión sexual sin violación, sin embargo, solo conlleva penas de 1 a 5 años.

En el primer caso, las condenas pueden aumentar hasta 15 años y en el segundo caso, hasta 10 años, si concurren circunstancias como carácter degradante o vejatorio, actos grupales o contra personas vulnerables.

El abuso sexual con violación se castiga con penas de 4 a 10 años de prisión.

El abuso sexual sin violación lleva acarreada una condena de apenas 1 a 3 años de cárcel o multa.

Críticas a la tipificación

¿Es justa esta tipificación? La principal crítica que se hace desde grupos políticos, feministas, jueces y juezas especializadas/os y otros/as agentes jurídicos es la figura del Abuso Sexual. La intimidación o violencia muchas veces no es explícita y el concepto de consentimiento es ambiguo. En muchas ocasiones, pese a que no se ejerza violencia explícita, la víctima no ha consentido, ya sea por estar inconsciente, por miedo a consecuencias mayores, por hallarse en desigualdad de condiciones, por el poder estructural del varón en el patriarcado, etc. El término violencia sexual incluye también este tipo de coacciones. Hay quienes plantean, también, redefinir el término violación, demasiado centrado en la penetración, cuando hay mujeres que consideran más traumáticas otras prácticas. Así, las penas deberían aumentarse contra todas las formas de violencia sexual.

Movilización #NoEsAbusoEsViolación

Bajo el lema #NoEsAbusoEsViolación miles de mujeres tomaron las calles para protestar contra la sentencia de Manresa, el pasado 4 Noviembre. Cientos de grupos feministas secundaron la convocatoria de manifestaciones y concentraciones en más de 40 ciudades. Queríamos mostrar nuestra repulsa por la sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona. En esta, la violación de cinco hombres a una menor en 2016 ha sido considerada solo «Abuso sexual», en lugar de «Agresión Sexual». Los gritos de protesta se han sentido en lugares como Santander, Barcelona, Valencia, Madrid, Murcia, Valencia o Toledo.

En el caso de Madrid, donde la gente se concentró frente al Ministerio de Justicia, la Plataforma 7N redactó un manifiesto que contó con la adhesión de más de 100 organizaciones.

Aunque las manifestaciones han sido menos multitudinarias que las producidas en el caso de la Manada, las muestras de descontento en las redes y por parte de muchos colectivos dejan claro que el Código Penal debe actualizarse para combatir la violencia sexual.

 

VIOLENCIA SEXUAL

VIOLENCIA SEXUAL

 

 

2019-11-08T16:49:25+00:0008 noviembre 2019|Noticias|