Violencia de Género en Menores

Violencia de Género en Menores

La violencia de género, aquella que se ejerce contra las mujeres por el hecho de serlo, también afecta a sus hijas e hijos.

 

Actualmente se considera que hijos/as son víctimas directas de violencia de género. “Conviven con la violencia, están activamente interpretando, prediciendo, preocupándose, y afrontando, para protegerse a sí mismos y a otros en la familia, frente a más malos tratos” (Cunningham & Baker, 2004).

 

La exposición a la Violencia de Género no solo supone que hijos/as la presencien y sufran directa o indirectamente. Ocurre en diferentes momentos (desde la concepción, durante la convivencia de la pareja y tras la separación). Supone un dinámica de interacciones familiares, los diferentes roles que se adoptan (conocer las agresiones o ignorarlas, ocultarlas, participar o cuidar de la madre, ser usados/as para herir a la víctima, etc.). Menores en etapa de desarrollo se socializan en que la figura masculina es un modelo de control. Además vivencian las consecuencias a largo plazo.

 

Las cifras de violencia de género ya contemplan a hijos e hijas. Según el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, un total de 30 menores han sido asesinados por violencia de género entre 2013 y el 8 de agosto de 2019. Se pueden consultar más estadísticas sobre menores -de la misma fuente- en este link.

 

El Documento refundido de medidas del Pacto de Estado (Congreso + Senado), publicado el 13 de mayo de 2019, contempla en su Eje 4 “Intensificar la asistencia y protección de Menores”. Según el texto: “La protección específica de los y las menores parte de su reconocimiento como víctimas directas y lleva aparejada la necesidad de ampliar y mejorar las medidas dirigidas a su asistencia y protección con la implantación de nuevas prestaciones en los casos de orfandad como consecuencia de la violencia de género; de revisar las medidas civiles relativas a la custodia de los menores; de fomentar las actuaciones de refuerzo en el ámbito educativo y de impulsar la especialización de los Puntos de Encuentro Familiar para los casos relacionados con la violencia de género”.

 

Así, se aborda la prestación de huérfanas/os por violencia de género a través del derecho a la pensión de orfandad. Otra medida es la realización de estudios sobre la situación de las/os menores para las decisiones sobre custodia, régimen de visitas y relaciones familiares. En ningún caso se impondrá la custodia compartida en casos de violencia de género. En casos de condena, se suspendería el régimen de visitas y las visitas al padre condenado en prisión. Éste no podría acceder a las grabaciones de la exploración judicial (que niñas/os no harían en presencia del maltratador). Se reforzará el apoyo y la asistencia psico-social de personal formado a las víctimas menores, especialmente si la madre ha sido asesinada. También se aumentará la formación específica de agentes implicados/as en el tratamiento de menores víctimas de violencia de género, así como una atención pedagógica adecuada.

 

La medida 216 implica la “aplicación práctica del reconocimiento de las y los menores como víctimas directas de la Violencia de Género”. La medida 218 de este eje establece “dar la posibilidad a los y las menores de 12 años de ser escuchados, teniendo en cuenta sus condiciones de edad y madurez, y buscando siempre el interés superior del o la menor.

 

En el eje 6, sobre seguimiento estadístico, en la medida 234, se establece que el Gobierno asegure las estadísticas sobre el impacto que la violencia de género tienen en hijas/os menores y “singularmente a través de un registro con la recogida de datos de niños/as asesinados junto a sus madres, así como un registro de orfandad asociada a la violencia de género”.

 

Menores víctimas violencia de género

 

 

 

2019-10-10T08:01:45+00:0010 octubre 2019|Noticias|