María Luz Morales

María Luz Morales fue la primera directora de un diario nacional, La Vanguardia, entre 1936 y 1937.
Fue periodista a lo largo de 60 años, desde los 20 años hasta al día de su muerte. Olvidada durante casi cuarenta años, fue una pionera del periodismo cultural español.

Nació en La Coruña en 1889; siendo muy pequeña su familia se trasladó a Barcelona, allí estudió en el Institut de Cultura per la Dona y Filosofía y Letras en la Universidad Nova.

Su primer trabajo periodístico fue en El hogar y la moda en 1923, más tarde fue la directora de la publicación. En 1924 entró a trabajar para La Vanguardia en la sección Vida Cinematográfica donde firmaba como Felipe Centeno, y de 1926 a 1934 colaboró en El Sol a cargo de la sección La mujer, el niño y el hogar.

Cuando comenzó la guerra, la Generalitat incautó diversos periódicos, y el diario catalán quedó bajo el control del comité obrero de CNT-UGT. El 8 de agosto su director se exilió y el comité decidió nombrar directora a la única mujer de la redacción, María Luz Morales, quien accedió, pero con dos condiciones: su nombramiento sería provisional y de la parte política tendría que ocuparse otra persona. Pese a todo, el franquismo la castigó y tras la guerra pasó cuarenta días encarcelada en un convento de Sarrià y fue condenada a renunciar a su condición de periodista, lo que la obligó a firmar sus trabajos desde entonces con seudónimos como Jorge Marineda o Ariel.

Publicó una de las primeras historias del cine en castellano y colaboró con la Editorial Araluce en la adaptación de varios clásicos para el público infantil dirigiendo la colección Las obras maestras al alcance de los niños, que fueron declarados por real orden de utilidad pública.

Trabajó en la Editorial Salvat al frente de la enciclopedia Universitas y creó la Editorial Surco. Colaboró en 1948 con Diario de Barcelona y su ingente labor fue premiada dentro y fuera de España, (el gobierno francés le otorgó en 1956 las Palmas Académicas), y recibió, entre otros, el Premio Nacional de Teatro por sus críticas en Diario de Barcelona y el lazo de Isabel la Católica en 1971.

El 22 de septiembre de 1980, falleció a los 91 años de edad.